La izquierda francesa forma un ‘Frente Popular’ para luchar contra la extrema derecha

Original de la BBC

Los partidos políticos de izquierda de Francia afirman que se han unido para formar un «Nuevo Frente Popular», con el objetivo de enfrentarse a la extrema derecha en las elecciones parlamentarias anticipadas que se celebrarán a finales de este mes.

El presidente Emmanuel Macron convocó la votación a dos vueltas después de que la Agrupación Nacional (RN) antiinmigración de Marine Le Pen y Jordan Bardella obtuviera una contundente victoria en las elecciones europeas del domingo pasado.

La última encuesta de opinión para el sitio web Le Point sitúa a RN con el 29,5% de los votos en la primera vuelta del 30 de junio y a la alianza de izquierda con el 28,5%, colocando a Renew de Macron en tercer lugar con el 18%.

Eso ha llevado a cada uno a afirmar que formará un «bloque» para evitar que los demás ganen el poder en la Asamblea Nacional.

A poco más de dos semanas de que los votantes franceses vayan a las urnas, la sensación de incertidumbre que rodea a la política francesa se ha reflejado en la Bolsa de Valores y en los mercados de bonos de París.

El índice CAC40 ha sufrido su peor semana desde marzo de 2022, cayendo un 6,2% desde el lunes y un 2,66% solo el viernes. Los bonos del gobierno francés también han sufrido, y el margen entre las tasas de interés a 10 años de los bonos franceses y alemanes se ha ampliado al mayor diferencial desde 2017.

El ritmo de la campaña ha sido frenético y los tres principales grupos han lanzado ataques directos contra sus rivales.

El fragmentado panorama político de Francia y su sistema de dos vueltas fomentan las alianzas, razón por la cual los socialistas han acordado unir fuerzas con los Verdes, los comunistas y Francia Insumisa, el partido de extrema izquierda de Jean-Luc Mélenchon.

El ex candidato presidencial ha alejado a muchos votantes de izquierda al centrarse en criticar a Israel por la guerra en Gaza, y su partido quedó detrás de los socialistas de Raphaël Glucksmann en las elecciones del domingo pasado.

Sin embargo, Glucksmann decidió que valía la pena correr el riesgo de decepcionar a sus votantes de centro izquierda.

«Lo único que me importa es que la Agrupación Nacional no gane las elecciones y no gobierne el país», dijo a la radio France Inter, añadiendo que Jean-Luc Mélenchon no lideraría un movimiento de izquierda.

«No podemos dejar Francia en manos de la familia Le Pen», afirmó. Si bien Marine Le Pen lidera el partido parlamentario, ahora cuenta con el respaldo de su sobrina Marion Maréchal, quien ha sido expulsada de un partido rival de extrema derecha por llamar a los votantes a votar por la Agrupación Nacional.

Compartir en

Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on facebook

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas las novedades del portal

Newsletter

Suscríbete a nuestro newsletter y recibe todas las novedades del portal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otras publicaciones

Scroll al inicio